Plumas Estilográficas

Blog

A pesar del avance inexorable de las nuevas tecnologías, la pluma estilográfica sobrevive después de sus orígenes gracias a su fiel público. Fue capaz de aguantar tras la llegada del bolígrafo, y ahora a la aparición de los múltiples aparatos que cuentan con procesador de textos.

La pluma es un símbolo de elegancia y aprecio por la escritura, capaz de sacar una grafía única y personal de cada uno de nosotros, algo de lo que es incapaz cualquier aparato electrónico. No es el método más rápido, pero sí el más apto para los amantes de la caligrafía a los que no les importa dedicar tiempo al arte de escribir.

Desde la utilización de cálamos y plumas de ganso como instrumentos de escritura hasta las plumas estilográficas modernas ha pasado más de un milenio, y a pesar de todo este tiempo sigue siendo el instrumento de escritura favorito de escritores y dibujantes, sea del género o estilo que sea.

Actualmente existen plumas para todos los gustos, con infinidad de diseños, distintos precios más o menos asequibles o con diferentes sistemas de carga de tinta. Es importante tener en cuenta todos estos aspectos para elegir la herramienta más adecuada. Aquí podrás comparar en detalle las distintas plumas estilográficas, sus marcas, así como sus modelos más destacables, para que puedas elegir una fiel compañera (o compañeras) para tus labores de caligrafía y manualidades.

Plumas estilográficas baratas

Cuando pensamos en plumas estilográficas enseguida se nos viene un elevado precio a la cabeza, así como imaginarlas con materiales de alto costo como oro o platino, además ornamentación de la más alta calidad que eleva su coste hasta convertirlas en productos de lujo.

Pero nada más lejos de la realidad, entre tantos productos de lujo, podemos encontrar plumillas por un precio la mar de barato, en torno los 10 euros. Eso sí, que nadie espere encontrar la misma ornamentación o materiales nobles en su fabricación, ya que se realizan en serie utilizando materiales como plástico o acero inoxidable. Pero jamás recomendaríamos un producto que no cumple con su función, ya que estas plumas ofrecen una buena calidad de escritura y una sensación de agarre realmente aceptable.

Veamos algunos de los modelos más destacables:

El primer modelo a comentar viene de la marca Pilot, concretamente la Pilot Plumix, cuyo precio ronda entre los 8 euros y los 10 euros. Está disponible en múltiples colores de cuerpo, el cual se ha fabricado con plástico y acero inoxidable. A pesar de ello, es realmente cómoda de utilizar, con una sensación de agarre muy suave y agradable. Su sistema de carga se basa en cartuchos de tinta, concretamente del tipo standard, lo que le da versatilidad, haciendo que sea una pluma fácil de llevar en el bolsillo para usarla siempre que se necesite.

Foto con zoom de plumín de la pluma Pilot Plumix

La segunda opción nos la hace llegar la marca Pelikan. Hablamos de la pluma Pelikan Twist, con un diseño juvenil y moderno, disponible en múltiples colores o conjuntos de color muy llamativos. Su precio ronda en torno a los 12 euros y está enfocada a un público más joven o aquellos que estén iniciándose en el arte de escribir con estilográfica. Su fabricación en plástico con una forma realmente ergonómica, acentuada con una zona de agarre de goma, la hace un producto muy interesante para las prácticas de caligrafía.

Foto con zoom del plumín de la pluma Pelikan Twist

Y para finalizar tenemos la estilográfica Parker Beta. Este modelo lo podemos encontrar por un precio entre los 5 y los 9 euros. Tiene un diseño simple, elegante y en varios colores, pensada para un público más adulto en comparación al modelo anterior. La sencillez de su diseño junto con el esmero en su fabricación la hace una pluma muy agradable al uso y el tacto, a pesar de estar fabricada con materiales económicos. En definitiva, una pluma más que excelente en cuanto a estética, calidad y precio.

Foto con zoom del plumín de la pluma Parker Beta

Comprar plumas y tintero

En comparación con otros instrumentos de escritura – tales como bolígrafos – las plumas requieren menos presión a la hora de utilizarlas, consiguiendo así un trazo mucho más suave y delicado, a la par que evitamos el cansancio en la mano. En otras palabras, con ellas se puede descubrir el verdadero placer de escribir.

Conjunto de cartuchos de tinta en varios colores para recambio de plumas estilográficas con método de carga por cartucho

Aún así, cuando se trata de adquirir o comprar una pluma, la tinta también toma una parte importante. Ya sean de rellenar o de cartucho, existen muchos tipos de tinta, y no solo en lo que a color se refiere, sino en su cualidades, textura y composición. Existe tinta más o menos pigmentada (la cual podría afectar a la pluma al tener mayor cantidad de partículas), soluble en agua o no, etcétera. Es fundamental elegir la más adecuada según el uso que le vayamos a dar: no es lo mismo escribir que entintar un dibujo.

Otro de los puntos fuertes de las plumas, referente a la tinta, es que podemos contar con múltiples tipos de tinta y recambios para adaptar la pluma a cualquier trabajo con solo cambiar su carga, cosa que otros artículos de escritura y manualidades no nos permiten.

Mejores plumas estilográficas calidad-precio

Los comienzos de las plumas estilográficas no fueron fáciles, ya que su sistema de recarga era, cuanto menos, laborioso y prácticamente imposible de evitar que se produjesen derramamientos de tinta. Esto era debido a que debían cargarse de forma manual utilizando un cuentagotas.

Fue años más tarde cuando aparecieron los primeros sistemas de carga que ahorraban dicho tiempo y suciedad, tales como el sistema de palanca ideado por la marca Sheaffer o el sistema de botón creado paralelamente por Parker. Ambos sistemas evitaban el derramamiento de tinta en el capuchón o las junturas de la zona por donde se rellenaba.

Por otra parte, en el ámbito europeo, la marca Pelikan ideó el sistema de cartuchos de plástico para una carga más rápida y cómoda, pero que exigía contar con recambios.

Con el paso del tiempo, los sistemas de carga siguieron avanzando, a la par que se incluían materiales en la fabricación que permitían una personalización total creando colores y ornamentación variada. Así pues cada marca generó su propia imagen, surgiendo plumas más asequibles o plumas más selectas, tales como las de marca Montblanc, pero todas ellas conservando la esencia de lo que fueron en el pasado.

Anuncio antiguo de las primeras plumas de marca Sheaffer con el sistema de palanca

El mercado es muy amplio, y existen un sinfín de modelos y colecciones de múltiples marcas. La inmensa mayoría poseen un sistema de recarga similar, pero la compatibilidad entre marcas o fabricantes de distintos países no está del todo presente, ya que algunos cartuchos sirven para múltiples modelos, y otros son exclusivos de uno en concreto.

Como elegir una pluma estilográfica

A la hora de elegir una pluma lo primero es conocer la diferencia entre plumín y pluma estilográfica, ya que algunas búsquedas pueden confundir estos dos productos.

Conjunto de varios plumines con distintas formas de punta para variar el trazo, así como varios grabados a lo largo de ellos

El plumín es una punta, generalmente metálica, con distintas formas y anchos, que se acopla en un portaplumas. Para escribir con él se ha de sumergir dicha punta en un tintero. Existen de muchos tipos, fabricados con infinidad de tipos de metal (incluso vidrio), que suelen ir ornamentados o decorados.

La pluma estilográfica comparte un diseño similar de puntas comparando a los plumines, pero a su vez posee un cuerpo que contiene el sistema de carga de tinta y su posterior liberación a lo largo de la punta, ahorrando así la presencia del tintero. En esencia podría decirse que son casi lo mismo, pero muy diferentes a la vez. La principal diferencia es que el plumín requiere de un trazo suave y lento, sin movimientos rápidos, a la par que ha de ir siempre acompañado de un tintero.

En cuanto al sistema de carga de las plumas, actualmente la mayoría cuentan con carga por cartucho o por émbolo, las cuales acentúan la comodidad. A pesar de ello, algunos modelos Premium o de alta calidad conservan el sistema clásico de carga manual por cuentagotas, aunque más por una razón nostálgica y estética que por su comodidad y eficiencia.

En definitiva, los factores a la hora de escoger nuestra pluma estilográfica son muchos. Primeramente debemos tener en cuenta el precio, podemos ir desde 10 euros hasta pasar de los 1000 euros, según la calidad de los materiales y el procedimiento de fabricación. Seguidamente la estética de la misma o el uso que le vayamos a dar: las escolares o “de práctica” son mucho más asequibles que las de alta gama o las pensadas como regalo de empresa y similares. Y finalmente también influyen nuestros gustos o el método de recarga y uso que nos interese, ya que si no nos apetece dedicar excesivo tiempo a su recarga, será mejor hacerse con una que emplee cartuchos y recambios, o bien una desechable.

Como limpiar tu pluma

La limpieza de una estilográfica es una parte muy importante, por no decir esencial. Una pluma que no se limpia adecuadamente desencadenará que se deteriore más rápido, llegando a dejar de funcionar completamente en muy poco tiempo. Esto último sería especialmente doloroso cuando la pluma es un artículo de lujo.

Fuente: Youtube

El primer paso para la conservación de nuestra pluma o fountain pen es saber cuánto tiempo vamos a utilizar, y cuánto tiempo va a estar parada. Si tenemos intención de utilizarla a menudo (con dos semanas sin utilizarla como mucho) podemos mantenerla cargada, pero dejándola en una posición vertical con la punta hacia arriba cuando no la utilicemos. En caso de más tiempo, lo mejor será limpiarla completamente y rellenarla en nuestra próxima sesión de escritura.

A la hora de la limpieza, debemos retirar el cartucho o descargar el émbolo, dejándola complemente en remojo con agua (siempre fría, nunca caliente). Seguidamente la secaremos con papel absorbente y limpiaremos la carcasa con un paño.

A la hora de guardarlas y transportarlas lo mejor es contar con un estuche, evitando así que se vea dañada, le afecte el sol o la humedad y, a su vez, que esté “visible” a cualquier interesado.

Marcas de plumas estilográficas

Montblanc

Montblanc es una marca insignia en lo que plumas estilográficas se refiere, llevando en activo desde 1906. Todos sus productos representan la máxima idea de sofisticación y trabajo artesanal, reflejándolo así en artículos de alto costo fabricados con los mejores materiales, de la forma más exhaustiva en cada uno de ellos y con un alto nivel de exigencia.

Para presentar la marca veremos la estilográfica Montblanc 145. Fabricada en materiales nobles como resina de color negro y piezas chapadas en oro (incluido el propio plumín, el cual también viene grabado) que hacen que sea una pluma de alta gama ideal para regalo. Al igual que toda la gama de productos Montblanc, es un producto de mimada elaboración donde se ha cuidado cada detalle y se han utilizado los mejores materiales, haciendo así que quede reflejado en su elevado precio. Comentar finalmente que permite la utilización de cartuchos de tinta.

Foto de zoom de la punta de la pluma 145 de la marca Montblanc

Faber-Castell

Los productos Faber-Castell simbolizan buena calidad, especializados en múltiples campos de escritura, artes y manualidades. Sus plumas estilográficas no son menos, fabricadas con materiales de buena calidad y con infinidad de diseños y tipos. Destacan múltiples modelos pensados para uso escolar, con un diseño ergonómico de fácil agarre tanto para diestros como zurdos, ideales para aprender a escribir y dibujar con plumilla.

Como ejemplo para la marca Faber-Castell traemos la pluma Faber-Castell Basic. Posee un diseño muy simple y ergonómico, incluyendo una zona de agarre de goma para una mejor sujeción. Fabricada con una combinación de piel de color negro y piezas metálicas de acero inoxidable que acentúan su calidad y resistencia. La podemos encontrar por unos 40 euros aproximadamente, disponible en hasta cuatro anchos de trazo. Es una opción excelente con una buena relación calidad-precio.

Foto con zoom de la punta de la estilográfica Basic de Faber-Castell

Parker

Las estilográficas de la marca Parker son un símbolo de innovación y fiabilidad desde hace muchos años. La empresa estuvo presente desde los primeros años de las plumas estilográficas, y se encargó de presentar múltiples innovaciones que fueron mejorando aún más el diseño y estilo de las plumas. A su vez se encargó de crear la primera tinta de secado rápido. Todos sus productos representan esa larga trayectoria de mejoría y cuentan con excelentes materiales y cómodos sistemas para una eficaz escritura, embellecidos con un sinfín de diseños diferentes.

Entre las estilográficas de Parker encontramos la Parker Vector, fabricada en plástico de color negro y con piezas metálicas de acero inoxidable. Un diseño bastante simple con materiales resistentes pero económicos, haciendo que su precio no sobrepase los 20 euros.

Además, suele venderse con un estuche protector para conservarla en buen estado y protegerla de todo tipo de agentes externos.

Foto con zoom del plumín del modelo Vector de Parker

Pelikan

Comenzando como una marca de tintas y pinturas, Pelikan entró en el mundo de las estilográficas en torno a 1930, y desde entonces sigue ofreciendo sus productos y distintos modelos de tintas, entre otros muchos artículos. Ofrece gran cantidad de diseños con todo tipo de materiales ornamentales para sus plumillas, así como distintas colecciones o ediciones limitadas. Toda una trayectoria más que justificada desde los comienzos de la pluma como excelente producto de escritura.

En la gama Pelikan presentamos la pluma Pelikan M200 983064. Su diseño, con combinación de cuerpo y capuchón pulido en color negro, así como piezas metálicas fabricadas con oro, da un plus de elegancia junto con su sencillez.

Entre otros aspectos podemos destacar que cuenta con una ventana transparente para ver el nivel de tinta, la cual se recarga con un sistema de émbolo.

Foto con zoom de punta del modelo m200 de Pelikan

Sheaffer

La marca Sheaffer y las estilográficas van de la mano desde sus orígenes, puesto que, los comienzos de la marca ya vinieron con la patente del sistema de recarga por palanca. Durante muchos años ha seguido innovándose e incluyendo tintas, sistemas de carga y un sinfín de diseños al mundo de las plumas. Además, la mayoría de sus diseños cuentan con un simple punto de color blanco en su clip de agarre que ya los identifica a la marca Sheaffer.

Entre los modelos Sheaffer hemos elegido el modelo Sheaffer 73400. Cuenta con un diseño simple a la par que encantador, además de contar con un agarre ergonómico de goma para una mejor sujeción durante la escritura. Sus materiales económicos pero fiables como el plástico de máxima calidad y el acero inoxidable hace que su precio resulte la mar de asequible (no sobrepasa los 15 euros), además de, en este caso, venir junto con un par de cartuchos de tinta de recambio.

Foto de zoom del plumín de la pluma 73400 de Sheaffer

Pilot

Pilot introdujo en 1962 la primera estilográfica retráctil de la historia, y desde entonces ha seguido innovando cada día su gama de productos, consiguiendo los mejores avances técnicos con una calidad más que excelente. Además, la marca Pilot nos ofrece también varias plumas estilográficas desechables que funcionan como un bolígrafo, pero con el encanto más propio de una pluma.

En el caso de Pilot veremos uno de sus modelos de plumas desechables, concretamente el Pilot VPen. Su cuerpo está fabricado en plástico, con una parte transparente para la visualización del nivel de tinta, aspectos que recuerdan más a un bolígrafo que a una plumilla. Aún así, al destaparlo, nos encontramos con un plumín metálico con un ancho de 0,4 milímetros de trazo, muy resistente y que permite una suave escritura. Como pluma desechable que es, una vez se agote la tinta no se podrá recargar, pero por ese mismo motivo tiene un precio de lo más barato, sin llegar a pasar de los 4 euros.

Foto de zoom de punta de la pluma desechable VPen de Pilot

Lamy

La marca alemana Lamy es líder en el mercado de plumas estilográficas, y son sus modernos diseños, prácticos y muy funcionales, los que la hacen tener un gran reconocimiento en todo el mundo. A pesar de sus diseños, poseen una calidad técnica superior con una elaboración cuidada y mimada.

Y finalmente, entre los muchos modelos de la marca Lamy, echaremos un vistazo a la pluma Lamy Safari 18. Su diseño en varios colores, este concretamente en un llamativo color amarillo, fabricado en plástico la hace muy ligera y cómoda. A su vez se combina con piezas metálicas de acero, tales como el plumín o el clip de sujeción.

La selección de asequibles materiales hace que su precio no sobrepase los 18 euros. Destacar finalmente que cuenta con visor del nivel de tinta.

Foto de zoom del plumín del modelo Safari 18 de Lamy

Ha quedado demostrado que el universo de las plumas estilográficas es enorme, tanto en marcas como modelos, donde se existe una pluma para cada uso, para cada gusto y para cada cartera.

Sobre nosotros

En nuestra página web podrás sumergirte en el universo de las plumas estilográficas, seas novato o veterano, y descubrir todo sobre ellas, su historia o su funcionamiento. A su vez veremos las marcas más destacables con algunos de sus modelos para que puedas comparar y elegir tu fiel compañera de escritura.

Síguenos

Acerca de

  Datos del origen de la estilográfica
  Comparación de varios modelos
  Plumas econónicas y plumas de lujo
  Información sobre marcas de plumas